Sin categoría

Refleccion: ANOCHE LLOVIÓ… PERO HOY SALIO EL SOL.

Photo by zenad nabil on Unsplash

Anoche llovió. Mientras miraba por mi ventana abierta, pude mirar en la densa obscuridad de la noche como gruesas gotas de agua caían del cielo haciendo más oscura la noche, pude mirar como esas gruesas gotas resbalaban, haciendo que la noche se tornara fría, aún pude sentir como esas gruesas gotas de agua resbalaban por mi rostro hasta mojar el piso donde estaba parada mirando la lluvia caer por mi ventana. Anoche…llovió? No, no llovió, esas gruesas gotas de agua que caían al suelo donde me encontraba parada mirando por la ventana eran mis lágrimas que derramaba, lágrimas de dolor, lágrimas de angustia por esa situación dificil, desesperante que estaba atravesando en mi vida, situación que hacia parecer mi entorno negro y conjugado con la oscuridad de la noche de este dia hacia parecer que esa oscuridad no tendría fin, que no había esperanza para mi vida, esa oscuridad en mi vida que no me dejaba ver nada, excepto mis lágrimas que resbalaban por mi rostro hasta caer al suelo, era desesperante, me hacia estar segura que no había salida para mi problema, que esto nunca terminaría…

Pero hoy salio el sol, la lluvia cesó, hoy puedo por fin mirar la luz de un nuevo día, la noche quedó en el pasado, oh que alegría, salí de la oscuridad para ver un nuevo día, un nuevo día donde puedo ver las cosas que anoche por la oscuridad donde me encontraba no podía mirar, ni podía apreciar, puedo darme cuenta que muchas de esas cosas siempre han estado ahí, pero debido a esa oscuridad que estaba atravesando no podía apreciar, pude mirar con claridad que no importa cual sea el problema que está pasando, qué tan negra sea la noche, tarde o temprano saldrá el sol, primero con unos leves rayos que parecen mentira, pareciera que todo es una ilusión óptica, pero poco a poco todo se fue aclarando, las nubes que oscurecían el cielo de mi vida se fueron desvaneciendo, hoy puedo mirar la luz, hoy es un nuevo día, hoy debo vivir mi presente dejando atrás la noche lluviosa que atravesé y así como me es imposible traer al presente una noche lluviosa, debo de dejar atrás todo recuerdo que me hizo sentir que estaba en oscuridad y que me hizo empapar el suelo donde estaba parada, después de todo ya salio el sol para mi. Gracias Padre por estar conmigo en esas noches lluviosas de mi vida, ayúdame a no traerlas más a mi presente. ANOCHE LLOVIÓ….PERO HOY SALIO EL SOL.

Todo ser humano ha atravesado momentos difíciles, dolorosos en la vida, noches lluviosas, unas con lluvias leves, otras con lluvias torrenciales, pero tarde o temprano eso pasa, lo mas malo es que muchas veces el sol está alumbrando tan fuerte que casi nos está quemando y nosotros nos negamos a disfrutar de esa luz en nuestra vida aferrándonos con todas nuestras fuerzas a la oscuridad donde estuvimos, muchas veces nos pasamos lamentando y sintiendo lástima de nosotros mismos, sin mirar que ya no estamos en esa noche, que salimos y que tenemos un montón de oportunidades para vivir mejor, aun muchas veces tenemos un gran potencial que explotar, pero por estarnos lamentando lo estamos dejando ir. Es necesario que tomemos la decisión de salir de esa noche, sacudirnos y seguir adelante, demostrarnos a nosotros mismos qué podemos hacer muchas cosas, que valemos mucho, que lo que nos pasó, muchas veces aunque nos causó dolor fue lo mejor que nos pudo pasar, de ahí aprendimos muchas cosas, pudimos hacer o tuvimos que hacer cosas que de otra forma no hubiéramos intentado. Hoy es un nuevo día, hoy tenemos otra oportunidad más de vivir lo que ayer no vivimos, hoy es tu día, aprovéchalo. Mira ya no hay nubes, solamente hay las nubes que tú te inventas o que alguien más te quiere poner, sacúdete y analiza que ya la noche pasó, hoy es un nuevo día…HOY SALIÓ EL SOL.

Photo by zenad nabil on Unsplash

Autor

Lucymnieto@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PREPARADA PARA LUCHAR

julio 20, 2021